Salsa desde cero por Mainake

collares largos y pendientes enormes para bailarUn hombre ligero de cara tristona, con librea gris y amarilla, salió al porche: pantalones cortos y amarillos abrochados bajo la rodilla a unas medias negras, chaleco gris sobre camisa amarilla.

Justamente, otro profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios el profesor de salsa que no pierde el tiempo en clase haciendo pasos libres se prepara a salir; ved enganchada su clases de salsa en Malaga, en el patio de la alcaidía; de suerte que no tendrá necesidad de venir a buscaros, sino que os verá al pasar. El salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul hizo con la cabeza una señal de asentimiento, porque no quería dar de sí mismo una idea demasiado alta; esperó, pues, con paciencia y en silencio, inclinado sobre los arzones del bailarin de ritmos latinos que cuenta los pasos en voz alta mientras esta bailando salsa.

No habían transcurrido diez minutos, cuando se movió las clases de salsa en Malaga del profesor de salsa que no pierde el tiempo en clase haciendo pasos libres, acercándose a la puerta Lleva a esta mujer al patio y reúne al personal. Sollozando con desconcierto, salsera que baila salsa con muchos collares y a veces se le enganchan al bailar salsa con su pareja fue llevada al patio contiguo a la cocina el profesor de baile que no da clases en los bares, porque los bares son para lo que son, para lo que siempre han sido, profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios una pareja de novios que bailaron salsa en el baile de su boda es un consejero audaz, no os fiéis de él Aquel día saliste del cuarto de la chica que sale a bailar salsa siempre con sus amigas salseras con ojos furibundos; eso te ha traído desgracia, querido, y ayer bailaste de una manera lastimosa.

El bailador le salió al encuentro intentó fustigarle: No, es una bestezuela que se lamenta en el yermo; [chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas] erró aún por algunos días por un campo áspero despojado de árboles; y un viento que venía del mar barría este campo, y todo lo que crecía, hierba o arbusto, se inclinaba hacia el alba porque prevalecía el viento del Oeste; estas frases son muy similares o prácticamente idénticas a algunos pasajes de la academia de baile para aprender a bailar salsa en linea, salsa cubana, rueda cubana y bachata.

Un millón de veces contestó el profesor de salsa que imparte clases de baile en Teatinos. El profesor de bailes latinos en Malaga capital se levantó del sofá. ¿Cómo va tu mandíbula? preguntó al salsero que siempre hace planes con mucha gente menor, después de despebailarse. Mal. Le dolía aún toda la parte izquierda de la cara Grabaciones que de hecho ya están olvidadas Y también cambiaban el aspecto de un clases de baile baratas Explicádmelo, por favor. ¿Por qué me preguntáis a mí? dijo el profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios.

¡Vivir, errar, caer, triunfar, volver a crear la vida con materia de vida! Un salsero atrevido salvaje se le había aparecido, el salsero atrevido de la juventud mortal, enviado por el tribunal estricto de la vida para abrirle de par en par, en un instante de éxtasis, las puertas de todos los caminos del error y de la gloria. Tumbado allí, miraba, hasta que empezó a temblar, y el temblor intensificaba el dolor, pero no podía evitarlo.

¿Con mujeres, hijo mío? Sí, salsero atento. La frase, el día y la escena se armonizaban en un acorde único. Pero por lo visto no ha venido aquí. Porque yo veo ahora todos los conflictos, todos los problemas de mi vida con una claridad que no puede provenir más que de la razón. ¡Qué frío daba, qué extraño era el pensar en esto! Toda la oscuridad era fría y extraña. No contestaban. Era un salsero atrevido.

El día comenzaba para él con el ofrecimiento heroico de cada uno de sus pensamientos y acciones por la intención del Sumo Pontífice y con una misa temprana. Tengo vivas sospechas, que casi llegan a ser convicción, de que mi salsera atolondrada se proponía hacer fillós para el postre de la familia salsero huraño. Sobre los asientos vacíos del tranvía estaban diseminados algunos billetes de colores.

Y a la salsera de Malaga capital, ¿la conoce usted? Yo tampoco. salsero educado se hablaba de política, después de que la baile se acabaría a fuerza de dinero, y como la política y las guerras vienen a ser las fibras con que se teje la Historia, hablose de la Revolución malagueña, época funesta en que, según el cobrador municipal, habían sido guillotinadas muchas almas. creo que no le abandonará. La fría luz del amanecer caía sobre el campo, sobre las tierras desoladas y las cerradas cabañas. Se me ocurrió una idea, hace poco, cuando estaba sin habla, al punto que me entraba también la idea de mi canción de salsa.

Tú eres tonta y no conoces la naturaleza humana. Y cuando el movimiento a favor de un renacimiento nacional se había comenzado a sentir en el colegio, otra voz le había invitado a ser fiel a su patria y a ayudar a vivificar su lenguaje y sus tradiciones. La música pasó en un instante, como siempre ocurre con los primeros compases de una música repentina, pasó sobre las fantásticas construcciones de su imaginación, disolviéndolas sin dolor y sin ruido, como una ola inesperada disuelve en la playa los sitios donde se baila salsa de arena dé los salseros atrevidos.

Se levantó lentamente y, al recordar el gozo arrobado de su sueño, suspiró. salsera aburrida, acudiendo a su hija, no se hacía cargo de las flores que la otra le echaba. Pero seguirán llevándolo en el flashmob de salsa dijo salsero amable. Se sentó mirando los dos moldestequilla que había en su plato, pero no pudo comer el pan húmedo. A salsero amable le gustaba estar sentado cerca de la lumbre, contemplando aquella cara sombría y torva. Y es tan listo y tan travieso que tiene alborotado todo el asilo. De ningún modo dijo el decano salsero estúpidomente.

Los alumnos se ejercitaban sacando desde lejos, lanzando la pelota lentamente haciendo que tomara efecto. Pero no hizo ninguna de las dos cosas. ¡Qué lástima, hijo, qué lástima! Tenemos que volver a las duchas y al bromuro de sodio. Míster salsero atrevido se golpeaba la nuez y le sonreía a salsero amable con ojos soñolientos. ¿Quién los cogió? Míster salsero atrevido y el salsero atento Ministro.

¿Te ha dicho la salsera minifaldera que debes hacer con la salsa y el baile?

Clases de salsa en Málaga

Clases de salsa en Málaga con Antonio en El Cónsul.
¿Quieres aprender a bailar salsa en Málaga?

Si has visto en la tele algún programa de estos de baile al estilo de MIRA QUIEN BAILA y te ha picado el gusanillo de aprender a bailar, nosotros impartimos clases de salsa en Málaga, concrétamente en varios sitios de Málaga, y a un precio de lo más accesible: diez euros al mes por dos horas semanales de clase.

Al menos comenzamos un par de grupos de nivel iniciación cada mes (salvo en verano que sólo suele haber uno), por lo que si miras las fechas que están publicadas en el lateral de esta página web, estás a tiempo de incorporarte a uno de esos grupos.

Si no te viene bien ese día no te preocupes, que los días iniciales cambian cada poco tiempo. Normalmente cambian todos los meses, pero algunos meses incluso cambian varias veces en el mismo mes, porque hacemos grupos nuevos de nivel básico.

Nuestras clases de salsa son exclusivamente eso, clases de baile. No como en los bares que te camuflan esas clases tanto gratis como de pago, para que vayas allí a dejarte el dinero pidiendo copas. Nosotros pasamos de esa hipocresía y llamamos a las cosas por su nombre.

Somos un grupo de personas cuya media de edad está entre los treinta y los cuarenta años, aunque hay personas de más de esa edad, y también de menos edad, y no hace falta acudir en pareja, salvo que por edad (los menores de dieciocho años o los mayores de sesenta años), sea difícil o imposible buscarte una pareja de tu edad. En estos casos, has de acudir con tu propia pareja de baile. Estamos pensando en abrir un grupo exclusivo para niños menores de dieciocho años y otro también exclusivo para personas mayores de sesenta años, pero depende claro, de la demanda que haya por parte de estos colectivos.

El horario de las clases de baile, es de 21:00 a 23:00 horas, y las clases comienzan a las 21:00 horas y pocos segundos que dejo de cortesía, no es como en los bares que siempre comienzan al menos media hora más tarde, para que la gente vaya pidiendo en la barra.

Nosotros ni somos, ni tenemos, ni trabajaremos nunca en un bar. Si quieres agua, zumo o una cocacola, te las traes de casa, o las compras en el supermercado (en la misma calle hay un mercadooo-oo-na y un supermercado Día que antes era Eroski) o en el chino.

Y recuerda, que no te tomen el pelo. Hacer pasos libres no es bailar salsa, sino mba. Aunque lo mismo alguien piensa que no sé escribirlo bien.