Clases de salsa en Málaga

Clases de salsa en Málaga con Antonio en El Cónsul.
¿Quieres aprender a bailar salsa en Málaga?

Si has visto en la tele algún programa de estos de baile al estilo de MIRA QUIEN BAILA y te ha picado el gusanillo de aprender a bailar, nosotros impartimos clases de salsa en Málaga, concrétamente en varios sitios de Málaga, y a un precio de lo más accesible: diez euros al mes por dos horas semanales de clase.

Al menos comenzamos un par de grupos de nivel iniciación cada mes (salvo en verano que sólo suele haber uno), por lo que si miras las fechas que están publicadas en el lateral de esta página web, estás a tiempo de incorporarte a uno de esos grupos.

Si no te viene bien ese día no te preocupes, que los días iniciales cambian cada poco tiempo. Normalmente cambian todos los meses, pero algunos meses incluso cambian varias veces en el mismo mes, porque hacemos grupos nuevos de nivel básico.

Nuestras clases de salsa son exclusivamente eso, clases de baile. No como en los bares que te camuflan esas clases tanto gratis como de pago, para que vayas allí a dejarte el dinero pidiendo copas. Nosotros pasamos de esa hipocresía y llamamos a las cosas por su nombre.

Somos un grupo de personas cuya media de edad está entre los treinta y los cuarenta años, aunque hay personas de más de esa edad, y también de menos edad, y no hace falta acudir en pareja, salvo que por edad (los menores de dieciocho años o los mayores de sesenta años), sea difícil o imposible buscarte una pareja de tu edad. En estos casos, has de acudir con tu propia pareja de baile. Estamos pensando en abrir un grupo exclusivo para niños menores de dieciocho años y otro también exclusivo para personas mayores de sesenta años, pero depende claro, de la demanda que haya por parte de estos colectivos.

El horario de las clases de baile, es de 21:00 a 23:00 horas, y las clases comienzan a las 21:00 horas y pocos segundos que dejo de cortesía, no es como en los bares que siempre comienzan al menos media hora más tarde, para que la gente vaya pidiendo en la barra.

Nosotros ni somos, ni tenemos, ni trabajaremos nunca en un bar. Si quieres agua, zumo o una cocacola, te las traes de casa, o las compras en el supermercado (en la misma calle hay un mercadooo-oo-na y un supermercado Día que antes era Eroski) o en el chino.

Y recuerda, que no te tomen el pelo. Hacer pasos libres no es bailar salsa, sino mba. Aunque lo mismo alguien piensa que no sé escribirlo bien.